¡Hola gourmeteros de Valencia y resto del mundo! Hoy os traemos una deliciosa receta que os hará relameros. Unos muslos que os permitirán mojar pan gracias a la sabrosa crema que los acompaña. Muslos a la crema con espinacas.

muslos pollo

Ingredientes (4 comensales)

  • 8 muslos de pollo pequeños o 4 grandes
  • 1 trozo de raíz de jengibre del tamaño de una nuez
  • ½ cebolla morada
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cuchara de postre de condimento de orégano e hinojo.
  • una pizca de nuez moscada
  • pimienta negra recién molida
  • 350 gramos de leche evaporada
  • 3-4 puñados de hojas de espinacas frescas
  • un puñado de anacardos tostados sin sal
  • cantidad necesaria de sal
  • cantidad necesaria de aceite de oliva virgen extra
  • una pizca de ñora molida (opcional)

    Elaboración:

    Para preparar este delicioso plato lo primero es retirar la piel de los muslos de pollo, utilizando un papel del rollo de cocina, se separa un poco la piel por la parte más gruesa y después, como si se quitase un calcetín, se tira de la piel con el papel para que no se resbale y no se rompa.

    Luego, se pone una cazuela baja o una sartén amplia a calentar con un poco de aceite de oliva virgen extra. Se sala los muslos de pollo y se doran en la cazuela por todos los lados a fuego fuerte. Llegado ese punto se baja el fuego, se deja que la cazuela pierda temperatura y se incorpora el jengibre picado en brunoise, la cebolla morada picada en dados y los ajos.

    Después, se rehoga unos minutos, hasta que la cebolla esté tierna, y entonces se incorpora la mezcla de especias de orégano e hinojo, la pimienta negra recién molida y la nuez moscada. Seguidamente se añade la leche evaporada y un poco más de sal. Se mueve con la cuchara de madera o la espátula para que todo esté bien mezclado y se deja cocer a fuego medio, con la cazuela semi tapada, durante unos 20 minutos o hasta que la carne empiece a separarse del hueso.

    El tiempo de cocción puede variar según el tamaño de los muslos de pollo, también depende del tiempo que haya estado dorando el pollo antes de añadir la leche evaporada, pero es fácil saber cuándo está cocinado el pollo. Y mientras se hace, se tiene que lavar y escurrir bien las hojas de espinaca, se pueden elegir las más pequeñas y tiernas.

    Cuando el pollo esté en su punto, se incorporan las hojas de espinacas poco a poco, pues en principio tienen mucho volumen, pero en cuanto están en contacto con el calor empiezan a menguar. Se tienen que impregnar bien con la crema del guiso, por ejemplo, tapando previamente la cazuela para que la condensación del calor reduzca el volumen.

    Por último, se incorporan los anacardos tostados y se mezclan con el guiso. Una vez que lo tengáis, apagáis el fuego y emplatáis.

 

Receta: gastronomiaycia.republica.com