Uno de los propósitos de nuevo año suele ser la dieta. Todos hemos pensado alguna vez arrancar con las odiosas privaciones alimenticias al inicio de ejercicio para “quitarnos unos kilitos”. El denominado Plan Verano, vamos. Pero eso sí, siempre después de las fiestas navideñas.

Lubina platoY ahora, que ya hemos dejado atrás los días de comidas copiosas toca ponernos serios y comenzar a comer más saludablemente y a hacer algo de deporte (ir a correr, gimnasio, paseos…). Pero, ¿qué alimentos de temporada son los más adecuados para este mes de enero? Pues según nos recomiendan desde la Fundación Dieta Mediterránea sería:

  • En el campo de la Fruta: La fresa, caqui, Kiwi, Limón, Mandarina, Manzana, Naranja, Plátano, Pomelo y Chirimoya.
  • En relación a las verduras y hortalizas: Apio, Berenjena, Brócoli, Calabacín, Cardo, Cebolla, Col Lombarda, Coliflor, Endibia, Escarola, Espinaca, Guisante, Haba, Judía verde, Lechuga, Nabo, Pepino, Pimiento, Puerro, Rábano, Remolacha, Repollo, Tomate, Zanahoria, Acelga, Ajo y Alcachofa.
  • Pescados y mariscos: Lubina, Mejillones, Mero, Ostras, Palometa, Perca, Pulpo, Salmón, Tiburón, Trucha, Vieiras, Angula, Bacalao, Berberechos, Besugo, Camarón, Carpa, Cigala, Fletán, Langosta rosa y Liba.
  • De entre las carnes: Gallina, Hígado, Jabalí, Liebre, Mollejas, Pato, Pavo, Perdices, Pollo, Ternera, Vaca, Venado, Becada, Capón, Cerdo, Cochinillo, Codorniz, Conejo, Conejo de monte, Cordero, Criadillas y Faisán.

Además, para todos aquellos que quieren “adelgazar”, cabe recordar que no es necesario hacer una dieta estricta, simplemente se debe tener una alimentación saludable y realizar algo de ejercicio. La Dieta Mediterránea ha sido probada científicamente como una de las más beneficiosas para la prevención de enfermedades crónicas. En ella no puede faltar:

  • Los cereales (una o dos raciones por comida). En forma de pan, pasta, arroz…Y preferiblemente integrales.
  • Verduras. Presentes en la comida y cena.
  • Fruta. Debe ser nuestro postre habitual.

Y no nos olvidemos de:

  • Beber al día entre 1,5 y 2 litros de agua.
  • Tomar productos lácteos (yogur y quesos bajos en grasa). El consumo debe ser moderado.
  • Aceite de oliva. Principal fuente de grasa por su calidad nutricional.
  • Las especias, hierbas, cebolla y ajo se convierten en la estrategia idónea para reducir el uso de sal. Además dan mucho sabor a las comidas.
  • Los frutos secos, semillas y aceitunas son una fuente de grasas saludables, vitaminas, fibra, minerales y proteínas.

Semanalmente, ¿qué es mejor ingerir?

  • Proteínas tanto de origen animal como de origen vegetal
  • El pescado (dos o más raciones), la carne magra (dos raciones) y el huevo (2-4 raciones) son fuentes de proteína de alta calidad de origen animal. El pescado y el marisco son, además, fuentes de grasas saludables.
  • El consumo de carne roja (menos de dos raciones, preferentemente cortes magros) y de carne procesada (menos de una ración) debe ser reducido tanto en cantidad como en frecuencia.
  • Las legumbres combinadas con los cereales son una buena fuente de proteínas de origen vegetal. Las patatas se incluyen en este grupo (unas tres raciones a la semana, preferiblemente frescas).

¿Qué os parece? En Club Mi gourmet tenemos lo que necesitas, mejor gourmet de Valencia o España al alcance de tu mano.