anchoas

La comida. Un placer que todos amamos y al cual nos entregamos sin medida hasta que… ¡La báscula nos indica que hemos aumentado varios kilos! Y es que a veces comemos por simple aburrimiento, aunque no tengamos hambre. Ingerimos calorías que realmente no necesitamos para saciarnos pero que forman parte de nuestra vida. Pero, no todo está perdido y es que hay “pecados” que son menos calóricos y que nos permitirán saciar nuestra gula. Toma nota:

1. Pepinillos en vinagre

La experta nutricionista Keri Glassman, de Reino Unido, los recomienda tras un entrenamiento duro.  "Si se suda mucho, la sal ayuda a reponernos". Sin duda, un buen aperitivo con el que no ganaremos peso. Berenjenas, cebollitas y banderillas también suponen una alternativa, pero no las aceitunas que a pesar de que son muy sanas, son también calóricas si las ingerimos sin medida.

 

2. Salmón ahumado con queso, anchoas o berberechos

Se recomienda consumir alimentos ricos en hidratos complejos en el desayuno y hasta el mediodía (pan, tostadas, cereales, frutos secos), para tener nuestros depósitos completos, y luego, por la tarde-noche, optar por las proteínas. Un rollito de salmón ahumado relleno de queso fresco 0% graso es tan ligero como susceptible de repetir (unas 10 porciones serían 800 calorías). Además de la anchoa sin pan, el mejillón, el berberecho al natural con limón o las gambas cocidas.

3. Tomates cherry

Esta es una opción ideal. Cien gramos (diez tomates) solo tienen 18 calorías y son ricos en vitamina C, cinc y licopeno.

4. Manzana crujiente

Al contrario que la fruta deshidratada, su textura crujiente la hace más apetecible. Este secado por congelación de la manzana mantiene viva sus cualidades organolépticas, y no suma calorías (una manzana solo tiene 35). Además, la manzana mejora la capacidad de aprendizaje y la memoria.

5. Rodajitas de zanahoria con limón y cayena

Uno de los mejores aperitivos es un plato de rodajas de zanahoria. Su alto contenido en agua nos refrescará y nos dejará saciado. Y si añadimos unas gotas de limón o vinagre, algunas escamas de sal de mar y una pizca de cayena nos saldrá un auténtico manjar.  

6. Algas

Sacian el antojo por lo salado y tienen muy pocas calorías, una ración tan sólo posee 25 calorías.

7. Té casero, con hielo

Esta delicatessen es ideal para épocas estivales. Si se elabora en casa, sin azúcar, con edulcorante y mucho hielo, os encantará. Eso sí, no se recomienda consumir más de 7 vasos al día.