¡Hola gourmeteros de Valencia y resto del mundo! Hoy os traemos una receta que os encantará. Vamos a enseñaros a preparar el café perfecto en tan sólo cinco pasos y menos de seis minutos. Si os interesa, coged papel y bolígrafo y tomad nota:

cafetera italiana

Lo primero que hay que tener claro es que debemos utilizar una cafetera italiana (o moka) y lo segundo, seguir los pasos que os indicamos a continuación de manera escrupulosa:

  • Olvídate de mezclar. 
Normalmente escogemos en el supermercado el café de siempre o el que primero encontramos sin analizar sus características. Se suele coger "mezcla" porque es el típico café que se ha usado toda la vida, pero se ha de saber que para obtener un buen resultado el cagé tiene que ser 100% arábica, este es un tipo de café bajo en cafeína que tiene acidez y deja postgusto dulce. Ideal para tomarlo solo, sin leche, ni azúcar.
  • Calienta el agua pero que no llegue a hervir

Hay que llenar el depósito de agua hasta la válvula y ponerlo al fuego sin el filtro y sin la mitad de arriba de la cafetera. O sea, poniendo solo la parte del depósito del agua. Y cuando el agua empieza con un leve burbujeo es el momento de apartarla del calor.

  • El café en grano y molerlo al momento

El café hay que comprarlo en grano, porque conserva mucho mejor el sabor y el aroma. Además, debéis tener un molinillo, hay eléctricos por tan sólo 15 €. Eso sí, jamás se os ocurra comprar el café ya molido. 

  • Hacer un agujero en medio cuando esté el café en el filtro

Hay que llenar el filtro de café hasta el borde, pero sin prensarlo o aplastarlo, y hacer una agujero en el medio que coincida con el tubo de la cafetera italiana. De esta forma, el café sale antes y ayuda a que tenga más crema. Cuando el filtro y el café están en su sitio, se enrosca la parte de arriba, se deja la tapa abierta y se vuelve a poner la cafetera en el fuego. La tapa debe estar abierta porque si está cerrada limita el sabor del café. Además, con la abierta el agua se calienta más lentamente y está en contacto más tiempo con el café mientras va subiendo. Eso le da más sabor al café. 

Cuando aparezcan los ruidos característicos de las cafeteras y el café empiece a salir (después de uno minuto y medio, más o menos, desde que la pusimos en el fuego), se baja la tapa de la cafetera y se aparta del fuego.

  • Déjalo reposar.

Una vez hemos apartado la cafetera del fuego hay que dejarla reposar con la tapa bajada durante un minuto para que se asiente el café.