Conversamos con José Ignacio Castrodeza Benito, jefe de Cocina del bar Villaparamesa Tapas de Valladolid. Ganador del Pincho de Oro de Valladolid. Subcampeón del Concurso Nacional de Pinchos 2014.

¿Que ha supuesto para usted ser el ganador del Pincho de Oro de Valladolid y el subcampeón del Concurso Nacional de Pinchos 2014?

Satisfacción, alegría y ganas de seguir adelante. Es una pequeña meta donde alcanzas objetivos que te marcas. Por un lado, los clientes reconocen tu trabajo diario pero este premio es un reconocimiento público y la satisfacción es mayor. La recompensa económica para tu negocio es evidente porque vienen más clientes. Estoy contento, alegre. La emoción es grande.

 Castrodeza¿Qué significa la Navidad para un chef? ¿Más trabajo, más negocio, más oportunidades para que le conozcan?

La Navidad es la época del año en la que entra un mayor número de productos culinarios para el consumo. Es una época consumista, pero también nos permite hacer más elaboraciones, más platos creativos porque hay más productos tanto de la costa como del bosque. Son días en los que los cocineros disfrutamos más en la cocina. A todos nos apetece comer más. El frío invita a disfrutar más en la mesa. El verano es más caluroso.

¿Cómo valora el desarrollo del Ciclo de Cocina Navideña?

He llevado a cabo una labor de apoyo al arranque del proyecto de Club Mi Gourmet con mi participación en el Ciclo. El objetivo era llegar al ama de casa con productos de calidad y elaborar platos navideños, fáciles, sencillos y creativos. Diferentes, para satisfacer a los familiares e invitados durante estos días.

 ¿Qué le han parecido los productos de Club Mi Gourmet? ¿Los conocía?

Algunos sí los conocía. Son productos de calidad, de artesanos, exclusivos, que no los encuentras en cualquier sitio. Es un plus diferenciador.

 ¿Cuál es su opinión sobre la decisión y propuesta de los productores de Club Mi Gourmet?

Es una manera de canalizar su producto. Son pequeños productores que más allá de 50 o 100 kilómetros no van a tener casi venta. La web de Club Mi Gourmet les ayuda a dar a conocer su trabajo y esfuerzo más allá de su zona de influencia. Es una vía para aumentar las ventas.

¿Qué opinión tiene del actual boom sobre gastronomía que hay en España?

Es bueno, interesante. La gente tiene más conocimientos de los productos que comen, es más exigente. Es algo que nos ayuda a todos. Nosotros trabajamos el producto y el cliente no se siente engañado. Es una manera de abrir las puertas de nuestra cocina, sin trampa ni cartón, pero el exceso de información, la saturación puede perjudicar y confundir al comensal y a la imagen del producto.

Castro¿Cómo cree que ha evolucionado la cultura gourmet en nuestro país?

Positivamente. En España, en los años 80 y 90 no había cultura de valorar el producto. Durante los últimos 15 o 20 años la gente ha empezado a conocer y apreciar el producto bien hecho, mimado, frente a la mercancía propia de las cadenas de producción o factorías.

Las ferias, las catas, los eventos gastronómicos sirven para llegar al cliente. Disfrutamos saboreando. El cliente va aprendiendo y paga por una calidad determinada porque valora el trabajo que hay detrás.

¿Existe una paella gourmet o los platos tradicionales admiten pocas interpretaciones?

Sí, claro que existe una paella gourmet. Lo que no puede ser es que una cadena que sirve millones de hamburguesas todos los días te venda como gourmet una hamburguesa por que le ponga un nombre. Estamos deformando el concepto. No es lo mismo hacer una paella con marisco fresco que con uno cocinado o congelado. Así distorsionamos el mundo gourmet. Si una bodega me viene y me quiere vender unas botellas de una vendimia seleccionada tendré que comprobar cuántos kilos ha cosechado ese año para todas sus variedades porque de lo contrario no me salen las cuentas. No puede ser que haya 100.000 botellas de un vino selección porque entonces no sé cómo vas a vender el reserva y el crianza. Así devaluamos el producto y confundimos al consumidor.

¿Utilizaría los productos de CMG en su cocina?

Algunos sí. Como la miel, el queso, el aceite, el arroz. Los vinos, también. En casa, perfectamente las conservas.

¿Qué ventajas encuentra a la hora de comprar por Internet?

Es una forma de poder disfrutar de productos que no encuentras normalmente en tiendas. En pocas horas los tienes en casa y te evitas hacer colas y esperar.

¿Qué le parece la iniciativa de que además de comprar los productos profesionales y productores puedan ayudarle a elaborarlos en casa, o a resolver sus dudas?

Muy bien, siempre es una manera de acercar la gastronomía a la gente.