pan sin gluten¡Hola gourmeteros de Valencia y resto del mundo! Según los resultados de un estudio estadounidense en el que ha participado un gran número de personas y se ha desarrollado a lo largo de unos 25 años, las personas que no son intolerantes al gluten no deben evitarlo, ya que reducen el consumo de granos enteros, un alimento asociado a un menor riesgo cardiovascular. Por tanto, consideran que evitar el gluten sin necesidad podría ser perjudicial para el corazón a largo plazo.

Un estudio estadounidense, desarrollado durante 25 años, ha determinado que las personas que no son intolerantes al gluten no deben evitarlo pues puede ser perjudicial para el corazón. 

El análisis, que ha sido realizado por expertos de la Universidad de Columbia, el Hospital General de Massachusetts y la Escuela de Medicina de Harvard, entre otras entidades, tenía como objetivo examinar la asociación entre la ingesta a largo plazo del gluten con el desarrollo de una enfermedad coronaria, para ello realizaron una encuesta a 64.714 mujeres y 45.303 hombres que no tenían antecedentes de enfermedades coronarias.


Los participantes cumplimentaron la encuesta sobre sus hábitos alimentarios cada cuatro años desde el año 1986 hasta el año 2010. Se llevó a cabo un análisis de la posible relación entre el consumo de gluten y el desarrollo de una enfermedad coronaria, tras ajustar y descartar los factores de riesgo y otras cuestiones que podían alterar los resultados, se constató que no existía ninguna asociación significativa entre la ingesta de gluten habitual y el posterior riesgo de enfermedad coronaria.

Sin embargo, un análisis más detallado mostró que la restricción del gluten provoca la reducción o eliminación de los granos enteros en la dieta, alimento que está asociado a un menor riesgo cardiovascular, por lo que se considera que estas personas que se pueden definir como celíacos voluntarios, porque siguen una dieta sin gluten a pesar de no sufrir su intolerancia, pueden tener un mayor riesgo de sufrir complicaciones coronarias.

Los expertos explican que, erróneamente, las personas creen que reduciendo o eliminando la ingesta de gluten benefician a su salud.