impresora 3d comidaEsta idea que parece algo imposible, se ha convertido en posible gracias a Natural Machines, empresa que ha creado una impresora en 3D encargada de preparar comida.

La startup catalana Natural Machines ha creado una impresora en 3D a la que ha llamado Foodini, que prepara la comida. Esta es una de las novedades que se presentan este año en 4 Years From Now, el espacio del Mobile Word Congress de Barcelona dedicado a las empresas de reciente creación.

Según han declarado los responsables de Natural Machines estas impresoras cuestan unos 2000 dólares y se comercian en grandes pedidos de más de 300 unidades. Foodini es como un gran microondas con una pantalla táctil en la que el usuario va seleccionando los comandos: desde la forma en la que quiere que se imprima el plato, hasta qué ingrediente ocupará cada una de las partes de la figura que se forme.

“La impresora funciona más o menos como una máquina Nespresso, en cada una de las cápsulas que tiene vamos poniendo un ingrediente, hasta un máximo de cinco”, ha explicado el co-fundador de Natural Machines, Emilio Sepúlveda.

Cuando los ingredientes están es su cápsula el usuario debe seleccionar la forma en la que quiere que se imprima el plato. Por ejemplo, “si quieres una pizza con forma de copo de nieve sólo tienes que descargarte una imagen internet y el resto lo hace la máquina”, añade.

En el ejemplo de las galletas el usuario es el que debe hacer la masa siguiendo la receta que proporciona la empresa, pero si la mezcla no queda bien, la máquina detecta el fallo y se ajusta ralentizando la impresión, si nos ha quedado muy líquida, o al revés.

El problema es que Fodini no es capaz de cocinar las impresiones que prepara. “Si ahora le pide que imprima una pizza después tendrás que meterla en el horno para terminar con la cocción, pero ya estamos trabajando en un nuevo prototipo que lo hará todo”, comenta.