café

¡Buenos días gourmeteros de Valencia y resto del mundo! Hoy queremos incidir en una afirmación que hacen los expertos en esta bebida: los españoles no saben preparar ni tomar el café. Y hay 8 razones que respaldan la declaración.

Está demostrado que aunque los españoles consumen mucho café, no saben preparlo correctamente, lo que provoca que no lo disfrutemos como deberíamos. Un ejemplo de ello es que se hierve el agua en la cafetera con el filtro puesto. ¡Eso está mal!

Según un estudio reciente del Centro de Información Café y Salud (CICAS), el 80 % de los españoles mayores de edad toma café a diario. Y el 90 % de quienes lo consumen no tienen conocimientos mínimos de lo que están tomando, y lo hacen más por sus efectos contra el sueño que por el sabor.

Esto nos lleva a preparlo mal y perdernos uno de los mejores placeres del mundo. Por ello, queremos desgranar los errores más frecuentes que cometemos:

1. Si hierves el agua con el filtro puesto lo haces mal

¿Cómo se hace entonces? Pues hay que llenar el depósito de agua hasta la válvula, ponerlo al fuego y dejarlo hasta que hierva. Solo en ese momento pondremos el filtro, y lo llenaremos de café hasta el borde, pero raseado, nunca aplastado, que entonces impedimos el paso correcto del agua. Después enroscamos la parte de arriba, dejamos la tapa abierta, esto es muy importante, y esperamos hasta que empiece a salir el café.

2. La tapa no sirve para nada; al contrario, estropea el café

En efecto, hay que dejar la tapa abierta si se quiere el mejor resultado. Y con el fuego muy bajo. Solo bajar la tapa cuando empiece a salir el café. 

3. El 'aguachirri' no es malo

Cuando nos piden un café filtrado pensamos que no tienen ni idea porque están pidiendo aguachirri. Pues no por servirlo más fuerte es mejor. Cuando tenemos un café filtrado es simplemente rebajarlo con más proporción de agua y menos de café. 

4. No somos George Clooney

Hemos asociado la figura de George Clooney al café en cápsulas, un buen invento. Pero que tiene un pero y es que la taza sale más cara y eso no significa que el café en cápsulas sea mejor café. 

5. El molinillo es importante

Da igual que sea eléctrico o manual: quien quiera disfrutar de un buen café en casa, debe incorporar un molinillo a sus utensilios de cocina. Cuestan poco, y la diferencia en sabor y aroma es enorme frente a uno ya molido.

6. ¿Cuál es la temperatura adecuada? 

Un café con hielos es la opción habitual, sobre todo después de comer y cuando hace un día caluroso. Pero no es el mejor modo de disfrutar plenamente del aroma y el sabor, que los pierde, y mucho, a bajas temperaturas. Tampoco es recomendable pedirlo "caliente" en una cafetería, y que lo pongan de manera que no puedes coger la taza o el vaso.

Se tiene que servir alrededor de 60 grados. De la cafetera exprés sale a unos 65, y en la taza se queda a 55. Si lo tomas frío pierde los aromas que salen entre 40 y 60 grados. Ardiendo tampoco es bueno, porque significa que no está bien extraído: se ha hecho demasiado rápido y por eso sale tan caliente. ¿Entonces? Es suficiente con que no te queme el paladar, si está así es la temperatura adecuada.

7. ¿Con azúcar? 

El azúcar si lo eliminamos, mejor.

La solución para combatir el amargor del café español pidiendo siempre café de calidad, de tueste natural, probar el que más nos guste antes de tener uno de referencia e ir reduciendo la cantidad de azúcar que le ponemos hasta que podamos beberlo sin ella.

¿Y la leche? Es una buena forma de tomarlo también, pero el buen cafetero se distingue por tomarlo solo.

8. ¿Sirve cualquier café?

¿Por qué tomamos café? Según el estudio de CICAS, 9 de cada 10 consumidores de café relacionan su ingesta con estar con gente. Pero cuando lo hacemos no nos preocupamos de lo más importante y es tomar realmente un buen café, sea acompañados o no. No sirve cualquier café, debemos tomar uno de calidad que nos dé ese sabor perfecto que tanto se echa en falta en muchos sitios de España.