¡Hola, gourmeteros de Valencia y resto del mundo! Hoy os traemos un listado de 7 productos que seguramente creíais que eran sanos y no lo son. Como se suele decir... ¡Las apariencias engañan!

tomate

1. Yogures de sabores light o 0%.

A veces vemos esas dos palabras "light" o "o%" y nos lanzamos de lleno al consumo de esos productos. Sin remordimientos porque es sano... ¡ERROR! Es cierto que les reducen la grasa, pero aumentan el azúcar (de ahí que se consiga su textura y sabor). Suele equivaler a 16 gramos de azúcar, es decir, unos cuatro terrones.

¿Y entonces?

Come uno natural, aderezado con una cucharada de azúcar moreno o miel.

2. Pan integral, y de centeno.

Antes de comprar un pan por su color oscuro, o por sus pipas adornándolo por encima, mirad bien sus ingredientes y confirmad que es integral de verdad. Busca el de sémola (harina gruesa) de trigo duro integral y huye de la sémola de trigo duro más salvado. En esta le añaden salvado –la cáscara del grano–, por lo que no es integral.

3. Zumos o smoothies de frutas.

Lo mejor es que os hagáis vuestro propio zumo con frutas en casa ya que cuando se procesan pierden mucha fibra. Mirad que sean zumo de fruta (no concentrado de zumo de fruta) y que no lleve azúcares añadidos.

4. Barrita proteica.

Muchas veces estos snacks de media mañana o media tarde se venden como barrita de proteína y sin embargo contienen menos que los frutos secos. Debe tener al menos 9 gramos de proteína por unidad, fijaos bien.

5. Fiambre de pavo.

Los packs que solemos comprar tienen menos del 70% de pechuga de pavo, el resto se compone de conservantes, especias, almidones y sal.

La solución: Mirad los envases y recurrir a las marcas qeu tengan alto porcentaje de pechuga de pavo. 

6. Tomate frito.

El típico bote de cristal que venden en los supermercados cuya etiqueta indica "receta artesana" suele contener el doble de calorías y grasa que el tomate frito de brick. Este último contiene 7,4 gramos de azúcar, mientras que el primero 12,5 gramos.

¿Solución?

Recuperar las viajas costumbres y hacer tomate natural en casa.

7. Caldo de verduras.

Un ingrediente a tener especialmente en cuenta es la sal. No compréis nada que contenga más de 0,25 gramos de sal (0,1 gramos de sodio), por cada 100 gramos de sodio.

¿Solución?

Hacedlo casero.