proteínas verdesHoy en día están de moda las proteínas verdes o como muchos denominan, proteínas vegetales. Pero, ¿qué son realmente?

Antes de profundizar en ello, cabría destacar que poseen muchos beneficios para nuestra salud, pues contienen grasas y purinas, no tienen colesterol, son ricas en fibra, fáciles de digerir y se eliminan mejor. Y, además, están llenas de vitaminas y minerales. Ideales para llevar una dieta sana y equilibrada, y reforzar el sistema inmunitario y prevenir enfermedades.

Las proteínas verdes están presentes en muchos platos: judías, garbanzos, lentejas, alubias, el tofu o la quinoa. Son un común en las dietas vegetarianas, veganas o en todos aquellos que se han propuesto reducir la ingesta de carne.

Como ya hemos mencionado las proteínas vegetales no contienen colesterol ni grasas saturadas, aunque sí aportan grasas poliinsaturadas (beneficiosas para la salud) fibra, vitaminas y minerales. ¿Y cuántas proteínas necesitamos? Esta pregunta va sobre todo orientada para aquellos que siguen una dieta vegetariana.

Así pues un adulto medio necesita aproximadamente 0,8 g de proteínas por k de peso y día. Es decir, una persona de 70 kilos deberá consumir unos 56 g de proteína para asegurar las funciones corporales.

De esta forma, se recomienda que una persona vegetariana/vegana consuma todos los días un buen plato de legumbre, más cereal integral, ya que las legumbres son ricas en lisina pero les falta metionina, mientras que con los cereales pasa lo contrario: son deficitarios en lisina pero ricos en metionina. Otra opción sería cereales más lácteos o legumbres más frutos secos.

Y ¿qué platos debemos escoger que contengan estas proteínas verdes? Pues la respuesta es muy amplia, pero aquí os dejamos con algunas sugerencias:

Hummus verde, bistec vegetal y croquetas vegetales. Sopas y ensaladas ricas en vitaminas y minerales como la sopa dulce de lentejas, el supercaldo o el tabulé inca. Platos principales fáciles de preparar como el arroz pilaf verde, las alubias estofadas o el tofu empanado. Y finalmente postres deliciosos como los panecillos ingleses de quinoa y dátiles, lastorrijas de tofu o los gofres.

Pues si estáis pensando en dar un cambio a vuestra alimentación, ya sabéis proteínas vegetales.