refrescos azucaradosLos refrescos azucarados no sólo contienen decenas de calorías vacías, sino que además aumentan el riesgo cardiovascular. No poseen nutrientes que justifiquen su ingesta habitual por ello preocupa en demasía el consumo abusivo de estas bebidas, que se han convertido en uno de los símbolos de una epidemia de obesidad que es responsable del 5% de las muertes en todo el mundo.

Ante lo anterior, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decidido tomar cartas en el asunto y ha lanzado la propuesta de crear una tasa del 20% sobre los refrescos azucarados, impuesto que ayudará a reducir el consumo de estos productos. El objetivo es encarecerlos para evitar que se compren tanto y por lo tanto, reducir los peligros que portan.

En otros países como México (introdujo una tasa del 10% para las bebidas azucaradas en 2014), Reino Unido (en 2018), Francia, Hungría y EE.UU. esta es una medida que ya se está valorando seriamente. Obviamente, han surgido posiciones encontradas, hay quienes defienden la propuesta y otros que se oponen tajantemente. Y vosotros, ¿qué opináis?