Club Mi Gourmet (CMG), arrancó a principios de octubre la campaña de recogida de setas en la Montaña Palentina y la comarca de la Valdavia. Los operarios del productor Micopal inspeccionan los bosques de pinos y robles, a más de 800 metros de altitud buscando boletus, níscalo, cardo, chantarellus, amanita cesárea y carbonera, entre otras variedades.

setasEl responsable de Producto y ventas del Club, Máximo Gutiérrez, señala que “las lluvias de septiembre y la humedad ayudarán a que el inicio de la campaña sea muy bueno. Eso sí, las temperaturas deben mantenerse suaves, porque si hiela o nieva el producto se echa a perder”.

Micopal recogió casi 50.000 kilos de setas en 2014. Una parte de la cosecha se destina a conserva, otra al consumo en fresco y el resto se congela para que el sector de la restauración ofrezca a sus clientes género durante todo el año. La actual temporada finaliza en diciembre, cuando las bajas temperaturas impidan el crecimiento de los hongos y de marzo a junio se inicia la campaña de primavera pero con otras variedades.

CMG comercializa los tarros de conserva de Micopal cuya producción ronda los 40.000. Su portavoz, José Barriuso, afirma que la empresa da empleo a tres personas durante el año pero que “ahora hay hasta nueve empleados recogiendo setas”.

CMG es una unión de productores que ofrece el esfuerzo de su trabajo directamente del campo a la mesa. Tiene como objetivo acercar el mundo gourmet a los ciudadanos a precios asequibles y ofrecer una plataforma de venta a agricultores, ganaderos, viticultores y apicultores, entre otros, cuyos productos no se encuentran en los canales de distribución habituales.