dieta saludableEl verano se acerca y son muchas y muchos los que se plantean una operación biquini exprés. El problema es que para conseguirlo echan mano de dietas milagro, esas que te prometen eliminar no sé cuántos kilos en un solo mes y que se traducen en un yo-yo después, es decir, sí bajas de peso rápidamente, pero también lo vuelves a recuperar y a veces, incluso adquieres más kilitos.

Por eso los expertos recomiendan llevar una alimentación saludable, dejar las dietas milagro a un lado, beber mucha agua, hacer deporte y comer todo lo sano que podamos. 

Para tener una dieta saludable, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los menús deben ser diseñados por profesionales y que deberán tener como base: alimentos frescos y platos ligeros. La dieta mediterránea será una buena opción pues sus productos como el pescado azul, aceite de oliva, semillas de sésamo, semillas de lino y cereales aportan muchos minerales y ácidos grasos saludables para nuestro organismo.

Si estás dispuesto a comer sano, aquí te dejamos las 5 claves que necesitas para conseguirlo:

  • Comer alimentos de temporada con la menor cantidad de grasas. En este mes de mayo los alimentos de temporada son:

Frutas

Aguacate, Albaricoque, Cereza, Ciruela, Frambuesa, Fresa-Fresón, Limón, Melocotón, Melón, Naranja, Nectarina, Níspero, Plátano, Pomelo y Sandía.

Verduras y hortalizas

Acelga, Ajo, Alcachofa, Apio, Berenjena, Brócoli, Calabacín, Calabaza, Cebolla, Col Lombarda, Coliflor, Espárrago verde, Espinaca, Judías verdes, Lechuga, Nabo, Pepino, Pimiento, Puerro, Rábano, Remolacha, Repollo, Tomate y Zanahoria.

Pescados y mariscos

Anguila, Atún, Bacaladilla, Bacalao, Bogavante, Boquerón, Caballa, Cabracho, Camarón, Carpa, Centollo, Cigala, Congrio, Fletán, Gamba Gris, Jurel, Langosta Roja, Langostinos, Liba, Mejillones, Merluza, Mero, Nécora, Ostras, Palometa, Perca, Pez espada, Rape, Raya, Rodaballo, Salmón, Sardina, Sepia, Tiburón y Trucha.

Carnes

Cerdo, Conejo, Cordero, Criadillas, Gallina, Mollejas, Pollo, Ternera y Vaca.

  • Cenar comidas ligeras
  • Evitar las bebidas azucaradas
  • Incorporar muchas frutas y verduras depurativas
  • Reducir la ingesta de carnes y aumentar el consumo de pescados azules y blancos.